La Primera Guerra Mundial, llamada posteriormente “La Gran Guerra” tuvo diversas causas políticas, económicas y territoriales principalmente. A continuación vamos a analizar cada una de ellas.

Es imprescindible señalar que la Primera Guerra Mundial fue un conflicto entre diversas potencias centrales Alemania, Austro-Hungría y los Otomanos junto a Bulgaria, contra una serie de países entre los que destacan Inglaterra, Francia, Rusia e Italia.

Causas Económicas

Entre finales de 1860 y principios de 1870 comenzó a labrarse el fenómeno económico llamado la Segunda Revolución Industrial. Esta revolución económica cambió drásticamente los mercados con la aparición de nuevas industrias tecnológicas como la siderúrgica y sobre todo la industria química y eléctrica cuyo país líder era Alemania.

Además las políticas económicas cambiaron de un liberalismo impulsado por el Imperio Británico durante la Primera Revolución Industrial, al proteccionismo que provocó una serie de conflictos políticos constantes entre las grandes potencias históricas: Inglaterra y Francia con las nuevas potencias que estaban surgiendo, Estados Unidos, Japón y Alemania.
Con la Segunda Revolución Industrial comenzó un primer episodio de globalización, impulsado por el imperialismo existente y dirigido por Inglaterra y en menor medida por Francia.

Desde finales del siglo XIX, el Imperio Británico comenzó a sufrir un declive en lo económico a costa de Alemania, que cada vez estaba más presente en los mercados y se inmiscuía en asuntos coloniales para formar su propio Imperio Colonial que rivalizaba con el Británico y Francés.

Causas Territoriales

Alemania culminó su unificación tras su victoria en la guerra franco-prusiana que finalizó en 1871 con la proclamación de Guillermo I como Kaiser del nuevo Imperio Alemán. El nuevo Imperio Alemán lo formaban:

  • La Confederación Alemana del Norte: 22 estados entre los cuales estaba Prusia (el principal impulsor de la unificación alemana)
  • Reino de Baviera
  • Reino de Wurtemberg
  • Gran Ducado de Baden
  • Gran Ducado de Hesse y el Rin
  • Territorio Imperial de Alsacia y Lorena

Este último territorio (Alsacia y Lorena) pertenecía a Francia hasta el fin de la guerra franco-prusiana de 1871, pero pasó a manos alemanas tras la firma del tratado de fin de hostilidades como resultado de la derrota francesa en la guerra.

Para Francia la pérdida de este territorio fue un duro varapalo y tanto en la población como en el gobierno francés, siempre hubo esperanzas de recuperarlo, algo que ocurriría como consecuencia de la derrota alemana en la Primera Guerra Mundial.

Como hemos comentado, tras la unificación alemana, estos trataron de crear su propio imperio colonial para rivalizar en lo económico y político con las dos grandes potencias coloniales (Inglaterra y Francia).

El mayor choque se produjo en Marruecos, como consecuencia de dos crisis que tuvieron lugar en territorio marroquí en 1905 y 1911. En la segunda crisis, Alemania consigue presionar a Francia para que le ceda parte del Congo a cambio del control francés en Marruecos. Hoy en día hay diversas opiniones acerca de que el tema colonial fuera determinante en el estallido de la guerra.

Polonia también era un territorio donde existían fuertes presiones de distinta índole. Por un lado los polacos llevaban desde 1772 siendo “repartidos” entre Prusia, Rusia y Austro-Hungría. En 1815 Polonia perdería definitivamente su “independencia” pasando a ser provincia de Rusia, Prusia y el Imperio Austro-Húngaro bajo la siguiente división:

  • Provincia de Posen (Prusia)
  • Reino de Galitzia y Lodomeria (Imperio Austro-Húngaro)
  • Zarato de Polonia (Imperio Ruso)

En la zona controlada por el Imperio Austro-Húngaro surgieron movimientos de independencia polaca liderados por Józef Pilsudski, cuyo enemigo principal consideraba al Imperio Ruso que controlaba la mayor parte del territorio histórico polaco. Las relaciones entre Rusia y Austro-Hungría se fueron deteriorando cada vez más por la situación en Polonia y fue uno de los motivos del choque entre estos dos países.

La zona de los Balcanes fue uno de los principales motivos del estallido de la Primera Guerra Mundial por la lucha entre Rusia por un lado y el Imperio Otomano y Austro-Hungría en el bando contrario.

El Imperio Otomano fue perdiendo progresivamente diferentes territorios de los Balcanes donde surgieron países independientes bajo el apoyo ruso desde finales del siglo XIX.

Se sucedieron dos guerras en la zona, entre 1912 y 1913, en donde el Imperio Otomano se enfrentó a una liga de países aliados: Grecia, Bulgaria, Serbia y Montenegro. Posteriormente en 1913 Bulgaria descontenta con el tratado de paz firmado unos meses antes, se enfrentó a sus antiguos aliados y al Imperio Otomano.

La consecuencia principal de los conflictos en los Balcanes fue la aparición de una Serbia fuerte y con ansias de aumentar su territorio que reclamaba principalmente al Imperio Austro-Húngaro (territorio de Bosnia-Herzegovina) que se negaba a que Serbia tuviera cada vez más influencia en la zona.

Justo antes del comienzo de la Guerra de los Balcanes, hubo otro conflicto bélico que enfrentaría al Imperio Otomano con el Reino de Italia por el control de la actual Libia. En esta guerra que duró apenas 1 año (septiembre 1911 – octubre 1912), Italia derrotaría a las tropas otomanas, lo que impulsó aún más el sentimiento nacionalista en los Balcanes, como consecuencia de la debilidad manifiesta del Imperio Otomano.

Rusia, otro de los imperios que participaron en la Primera Guerra Mundial, también tenía diversos conflictos abiertos en el este de su territorio. Entre 1904 y 1905 sucedió la Guerra Ruso-japonesa. Esta guerra fue consecuencia de las ambiciones imperialistas de ambos países sobre la península de Corea y el territorio de Manchuria. La derrota rusa supuso un duro golpe para el expansionismo ruso en Asia y un respaldo a Japón como nueva potencia asiática.

La carrera armamentística o Paz Armada

Desde finales del siglo XIX, los principales países europeos entraron en una carrera armamentística sin precedentes. Alemania, deseosa de mejorar su estatus como Imperio, se encargó de mejorar su potencia naval para rivalizar con el Imperio Británico. Esta política que siguió el Emperador Guillermo II fue conocida como la weltpolitik, que sustituyó a la política de corte pacifista y basada en el equilibrio de poderes que imperó en Alemania desde su unificación y que fue conocida como realpolitik. Francia también aumentó considerablemente su gasto militar, por el miedo a la amenaza alemana.

La segunda revolución industrial también hizo efecto a nivel militar con la creación de nuevas armas como el tanque o el submarino y el perfeccionamiento de otras como las pistolas y ametralladoras.

La política de alianzas

Sin duda una de las causas fundamentales del inicio del conflicto fue la política de alianzas existente en 1914 que provocó que medio mundo fuera arrastrado al conflicto armado y se convirtiera en el mayor conflicto de la historia hasta ese momento.

En 1873 el canciller alemán Otto Von Bismarck intentó sin éxito impulsar una triple alianza entre el Imperio Austro-Húngaro, Rusia y Alemania. Finalmente esta alianza no fue posible por las reticencias entre rusos y austriacos. Pese a no conseguir unir a Rusia a la alianza, Alemania si firmó con el Imperio Austriaco una alianza conocida como la Doble Alianza. En 1882 el Reino de Italia se uniría a la Doble Alianza, formando así la Triple Alianza.

Pese a los esfuerzos de Otto Von Bismarck de incorporar a Rusia a la Alianza, finalmente los rusos y Francia firmaron en 1892 una alianza para contrarrestar a la Triple Alianza.

Por su parte el Imperio Británico firmó primero con Francia (Entente Cordiale de 1904) y luego con Rusia (Entente anglo-rusa de 1907) una serie de tratados para contrarrestar el creciente poder alemán. Pese a que estos acuerdos no eran alianzas militares, si hacían referencia sobre todo al reparto colonial y a la posibilidad de que Gran Bretaña pudiera entrar del lado de Francia y/o Rusia en diferentes conflictos futuros, por todo ello a esta alianza se le conoció como la Triple Entente.

Resumiendo, en 1914, había dos grandes bloques de países aliados que chocarían entre si:

  • Triple Alianza: Alemania, Italia y Austro-Hungría
  • Triple Entente: Gran Bretaña, Francia y Rusia

No obstante, el Reino de Italia no participó de la Triple Alianza, por sus pretensiones territoriales en Austria y apoyó a Gran Bretaña, Francia y Rusia en la Primera Guerra Mundial.

Detonante de la Primera Guerra Mundial (Causus Belli)

Factores políticos, territoriales, y económicos fueron los principales causantes de la Primera Guerra Mundial. Por último vamos a analizar el detonante de la Primera Guerra Mundial y la serie afrentas que provocó que más de 20 países se enfrentarán en el mayor conflicto armado hasta el momento y que fue conocido como la Gran Guerra.

Para mediados de 1914 en Europa existía un ambiente prebélico importante. Solo hacía falta un detonante para que la maquinaria de guerra comenzara a funcionar. Este detonante se produjo en la conflictiva zona de los Balcanes, donde justo unos meses antes acababa de terminar el último conflicto armado.

El 28 de junio de 1914 en la ciudad de Sarajevo tuvo lugar un atentado terrorista que acabó con la vida del heredero al trono del Imperio Austro-Húngaro el Archiduque Francisco Fernando de Austria. En el atentado también falleció su esposa la Duquesa Sofía Chotek.

Sarajevo era la capital de la provincia de Bosnia-Herzegovina, perteneciente al Imperio Austro-Húngaro desde 1878, tras ser concedida su administración por el Congreso de Berlín, tras una serie de revueltas de carácter independista contra la administración otomana de la zona.

El gobernador de Bosnia-Herzegovina, el General Oskar Potiorek invitó al archiduque y su esposa a presenciar unas maniobras militares en la zona. Tras comenzar una visita por la ciudad en coche descubierto, una granada fue lanzada al vehículo contiguo y tras la explosión el archiduque Francisco y su esposa salieron corriendo de la zona, pero al doblar una esquina fueron sorprendidos por el terrorista Gavrilo Princip y asesinados a tiros en plena calle.

El terrorista Gavrilo Princip pertenecía a un grupo llamado Joven Bosnia que luchaba por la liberación de la zona de Bosnia para su incorporación a Serbia, con el objetivo de formar un gran estado Yugoslavo.

Para el Gobierno del Imperio Austro-Húngaro, Serbia estaba detrás del atentado y no dudó en iniciar una escalada diplomática, conocida como la Crisis de Julio, para 30 días más tarde, el 28 de julio de 1914, declararle la guerra a Serbia dando comienzo formalmente la Primera Guerra Mundial.

Si quieres quieres conocer las consecuencias de la Primera Guerra Mundial te invito a leer el siguiente artículo: